PolíticaDiferencias entre activismo burgués y activismo obrero en la lucha contra Almeida:...

Diferencias entre activismo burgués y activismo obrero en la lucha contra Almeida: por qué residentes de zonas acomodadas están más involucrados.

-

Hace tres años, el Ayuntamiento de José Luis Martínez Almeida decidió de manera oscura la ubicación de 16 nuevos cantones de basura por toda la capital. Poco después, comenzaron las protestas contra la construcción de estas instalaciones. Algunos barrios han ganado, otros han perdido. Sin embargo, la lucha vecinal más fuerte se ha producido en el barrio de Montecarmelo, donde viven unos 25.000 habitantes y se manifestaron alrededor de 9.000 personas en abril. En contraste con esto, en otro barrio afectado, solo salieron a la calle alrededor de 100 vecinos.

Montecarmelo es el barrio más adinerado de los involucrados en el plan de cantones de Almeida, lo que se refleja en la capacidad de los vecinos para financiar su lucha. Han recaudado cerca de 30.000 euros, una cifra significativamente mayor que la de otros barrios afectados. Por otro lado, en barrios como La Elipa, la recaudación ha sido mínima.

Además, en el barrio del Santiago Bernabéu, los vecinos lograron una victoria judicial en mayo contra un proyecto aprobado por Almeida para construir dos parkings y un túnel junto al estadio. A pesar de la cantidad de dinero invertida en la lucha, los vecinos siguen comprometidos con su causa.

La desigualdad de recursos económicos entre los barrios se ha vuelto más evidente con el aumento del activismo en las zonas más acomodadas. En contraste, los barrios populares han experimentado un declive en el activismo, con una falta de relevos generacionales y un sentimiento de desatención por parte de las autoridades.

A pesar de los recursos financieros, la solidaridad y la unión entre los vecinos también han sido clave en la lucha contra los cantones de basura. En Montecarmelo, la indignación crece debido a la falta de honestidad del Ayuntamiento y a la posible presencia de restos humanos en el lugar propuesto para uno de los cantones.

En resumen, la lucha vecinal en distintos barrios de Madrid sigue vigente, con diferencias significativas en recursos económicos pero con un denominador común: la determinación de los vecinos de defender sus derechos y su calidad de vida.

Noticias relacionadas

Otras noticias