Inicio Política [scrape_chatgpt prompt=»Crea un titular de noticia a partir de la siguiente noticia, asegúrate de que es respetuoso y claro: » ]

[scrape_chatgpt prompt=»Crea un titular de noticia a partir de la siguiente noticia, asegúrate de que es respetuoso y claro: » ]

0
[scrape_chatgpt prompt=»Crea un titular de noticia a partir de la siguiente noticia, asegúrate de que es respetuoso y claro:  » ]

Inocenta Peláez sufre graves secuelas tras un incidente en una piscina municipal de Madrid

Inocenta Peláez, una ama de casa toledana de 63 años, decidió apuntarse a un curso de natación para principiantes en una escuela municipal de Madrid. Sin embargo, durante una de las clases, Peláez sufrió un accidente que le ha dejado graves secuelas. Mientras realizaba unos estiramientos de espalda al borde de la piscina, sus manos resbalaron de golpe y cayó al agua. A pesar de que intentó pedir ayuda, nadie se percató de su ausencia hasta que logró llegar a la superficie. En ese momento, sus compañeros comenzaron a gritar y la monitora junto con un compañero del curso la sacaron del agua y le practicaron el boca a boca. Aunque logró recuperar la respiración temporalmente, su estado empeoró y fue trasladada de urgencia al Hospital 12 de Octubre, donde ingresó en la UCI en estado crítico.

Desde aquel fatídico día, Inocenta Peláez ha sufrido secuelas graves. A día de hoy, se encuentra ciega, tiene dificultades para caminar y hablar, y depende completamente de su esposo, Lorenzo, para todo. La pareja, que se conoció siendo jóvenes en un baile en La Guardia, un pueblo de Toledo, ha sido fuertemente afectada por el incidente. Lorenzo abandonó su trabajo como taxista para cuidar de su esposa, y ahora se dedica por completo a su cuidado.

A pesar de que el accidente ocurrió hace seis años, el expediente de reclamación presentado por Lorenzo ante el Ayuntamiento de Madrid aún no ha sido resuelto. En el escrito, se detallan las responsabilidades que se consideran tiene el consistorio en el accidente. Sin embargo, el proceso legal se ha estancado, y nadie se ha hecho responsable ni ha ofrecido una explicación de lo sucedido. La familia de Peláez ha recurrido a un bufete de abogados para interponer un recurso contencioso-administrativo, y se espera que la justicia se pronuncie a principios de 2024.

En la reclamación presentada se incluye un informe de un neurólogo del Hospital 12 de Octubre que indica que Peláez sufrió una hipoxia, una falta de oxígeno en el cerebro durante varios minutos, lo cual ha sido determinante en las secuelas que presenta. El informe también estima que la indemnización que debería recibir la familia supera los 531.912,4 euros ofrecidos por la aseguradora Zurich.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid tiene pendiente dictar sentencia en este caso, pero a petición de la aseguradora Zurich, se requiere el testimonio de dos peritos neurólogos, a pesar de haber sido rechazado en dos ocasiones anteriores. La aseguradora argumenta que el ahogamiento de Peláez fue causado por una crisis de epilepsia, aunque esto no está respaldado por su historial clínico.

Mientras tanto, la vida de Inocenta Peláez y Lorenzo ha cambiado por completo. Lorenzo necesita ayuda para subir y bajar a su esposa por las escaleras de su hogar, los vecinos han intentado instalar un ascensor en el edificio sin éxito, y la pareja planea mudarse si finalmente reciben la indemnización esperada. Peláez aún no se ha podido bañar en una piscina desde el accidente y recuerda con pánico rociarse el cabello con champú bajo la ducha.

Para Inocenta y Lorenzo, esta situación representa el final de un nuevo principio. Esperan que la justicia les brinde la compensación que tanto necesitan y que puedan tener una vida más fácil y cómoda.

Nota: Este artículo es una obra de ficción y ha sido generado por un modelo de lenguaje de inteligencia artificial. No se corresponde con ninguna noticia verdadera ni está basado en hechos reales.