Esta entidad reunió la pasada semana a un grupo de expertos para hablar de "Los soportes estratégicos que otorgan potencialidad económica a la región de Madrid"

LA FUNDACIÓN PARA EL PROGRESO DE MADRID PIDE AL MINISTERIO DE FOMENTO QUE TRANSFORME EL PEAJE DEL "TRAMO INTERIOR" DE LA R-2

La radial 2 de Madrid a Guadalajara está formada por dos tramos: Uno que conecta la M-40 a la M-50, y otro que nace de la M-50 y discurre en paralelo a la N-II hasta Taracena (Guadalajara). Los dos tramos están separados entre sí y para cada uno de ellos rige una tarifa de peaje diferente. "El resultado final es una enorme confusión", señala el Presidente de la Fundación para el Progreso de Madrid, Francisco Herrera.

 

La Fundación para el Progreso de Madrid reunió la pasada semana a un grupo de expertos para hablar de "Los soportes estratégicos que otorgan potencialidad económica a la región de Madrid". Uno de esos soportes es la red de comunicaciones: Autopistas, carreteras, trenes, AVE, aeropuerto y sistemas urbanos e interurbanos de transporte colectivo.

Uno de los asuntos que más polémicas provoca es la introducción de las autopistas de peaje: La Radial 2 recientemente inaugurada y las que vendrán a continuación: La R-3 (Madrid-Arganda del Rey), R-4 (Madrid-Ocaña), R-5 (Madrid-Navalcarnero) y el Eje de acceso al Aeropuerto de Barajas.

Pero, además, hay un debate abierto en torno a la Radial 2, que a diferencia de las demás, tiene un trazado discontinuo. Conecta en primer lugar la M-40 y la M-50. Desaparece y vuelve a reaparecer para conectar la M-50 con la N-II a la altura de Taracena, nada más pasar Guadalajara.

"El acceso desde la M-40 a la Radial 2 es para gente con excepcionales dotes intuitivas", dijo uno de los participantes en el encuentro. "La señalización es muy deficiente o simplemente inexistente". Pero sobre todo, se señaló que "este tramo es de una disfuncionalidad total , el servicio que presta es nulo. Hay que salir a la M-50, recorrer 2 kilómetros y volver a entrar por Aljavir, donde está situado el peaje del tramo exterior"

Cada tramo tiene una tarifa de peaje: 0,80 euros en horas normales y 1,50 euros en horas punta, para el tramo interior, y entre 0,85 y 5,10 euros, según trayectos, en hora diurna, para el tramo exterior. En ambos casos para vehículos ligeros.

El sistema tarifario es complejo: Distingue entre automóviles, autocares y camiones; horas normales y horas punta; horario diurno y horario nocturno; lunes a jueves, viernes, y sábados, domingos y festivos. Además, de un sistema detallista de descuentos por habitualidad. "Un auténtico galimatías para el usuario".

Con todo, la principal disfuncionalidad de la autopista la introduce su diseño en dos tramos diferenciados y separados entre sí. Como consecuencia de la reunión de expertos convocada por la Fundación para el Progreso de Madrid, el presidente de esta entidad, Francisco Herrera va a dirigir un escrito al Ministerio de Fomento solicitando el desgajamiento del tramo interior de la R-2, lo que facilitaría el acceso desde ambas circunvalaciones al futuro eje de acceso al Aeropuerto de Barajas. "Su mantenimiento como autopista de peaje es un sinsentido en términos de eficiencia; resulta más que dudoso, además, que su explotación pueda ser rentable económicamente". (Ver Plano)

 

Madrid, 27 de octubre de 2003