La Fundación para el Progreso de Madrid califica de "venta de humo" la decisión municipal sobre la Operación Campamento

 

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid, que se celebró el día 31de marzo, aprobó el Plan Parcial que formalmente da vía libre a la denominada Operación Campamento 20 años después de que el gobierno autonómico, presidido entonces por Joaquín Leguina, anunciase a bombo y platillo su idea de urbanizar la zona de los cuarteles de Campamento. Pero la Fundación para el Progreso de Madrid estima que la decisión es "puro verbalismo".

 

    Nuevo capítulo en la novela por entregas que responde al título de Operación Campamento. Se trata de las instalaciones militares situadas en el entrono de la carretera de Extremadura (A-5) sobre suelo propiedad del Ministerio de Defensa.

    Hace ya dos décadas que el ex-presidente de la Comunidad Autónoma anunció la decisión del organismo, que entonces dirigía, de sustituir las obsoletas y ya inutilizadas instalaciones militares por lo que pomposamente se llamó entonces "la Castellana del Sur", una nueva zona urbanizada con un potente desarrollo residencial.

    Desde entonces ha llovido mucho, pero aún no está escrita la historia. El Ministerio de Defensa, con el asesoramiento de la Sociedad Pública Empresarial de Suelo (SEPES) ha llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid que parece que cuenta con el respaldo del Ministerio de Vivienda y el Grupo Municipal Socialista del Ayuntamiento.

    Así la última versión de este proyecto, que se sometió a la aprobación del Pleno municipal el día 31 de marzo, incluye las siguientes propuestas:

    La Fundación para el Progreso de Madrid considera que esta nueva versión del proyecto no es otra cosa que "venta de humo".

    Su presidente, Francisco Herrera, señala: "Ahora mismo, el proyecto es una carta los reyes magos. Primero el Ministerio de Defensa, la SEPES y el Ayuntamiento de Madrid se han olvidado de la Comunidad Autónoma a la hora de establecer un consenso político, lo cual, con lo que está sucediendo en Madrid, es un error de bulto, pues hay que tener en cuenta que la operación requiere de una modificación del Plan General".

    "En segundo lugar - señala Herrera - no hay dinero para financiar el proyecto. Las instituciones firmantes del acuerdo prevén recaudar 618 millones de euros vía cargas urbanísticas, pero ¿dónde están los compradores de suelo urbanizable? El mercado inmobiliario está muerto y no va a levantar cabeza en 10 años, no hay liquidez, no hay promotores, ha desaparecido la figura del comprador de vivienda solvente y además los bancos no dan créditos".

    "Y por si esto no fuera suficiente - remacha Herrera - uno de los problemas que presenta esta operación urbanística es el desarrollo colindante que se construirá en Alcorcón, cuyo Ayuntamiento de acuerdo con la Comunidad Autónoma, ha proyectado un nuevo barrio con 30.000 viviendas, lo que equivale a miles de coches entrando y saliendo a diario por la Castellana del Sur". El Ayuntamiento de Madrid ha presentado un recurso judicial contra la aprobación de este desarrollo impulsado por el Ayuntamiento de Alcorcón (PSOE) y que cuenta con el respaldo de la Comunidad de Madrid (PP).

    En definitiva: un lío muy serio. "¿A qué juegan estos romanos?" - se pregunta el presidente de la Fundación para el Progreso de Madrid.

 

Miles de viviendas sin compradores

    En los últimos  meses se ha anunciado a bombo y platillo el lanzamiento o relanzamiento de operaciones urbanísticas que estaban en el congelador, como la Operación Chamartín, la Operación Mahou-Estadio Vicente Calderón y la Operación Cárcel de Carabanchel. Sin embargo, operaciones urbanísticas que estaban ya lanzadas hace años en el sur y el este de la ciudad han sufrido un frenazo en seco a manos de la crisis económica.

    Entre Campamento, la zona del Calderón y Carabanchel hay planificadas más de 40.000 viviendas, cuando aun están pendientes de desarrollo parte de los PAUs, sobre todo en Carabanchel, Vallecas y en la Estrategia del Este (Los Ahijones, Valdebebas, Los Coronales, Las Cárcavas), donde no hay problemas institucionales ni urbanísticos, sino simplemente de dinero, de falta de demanda. En la Comunidad de Madrid hay actualmente 100.000 viviendas nuevas terminadas en espera de comprador.

    La Fundación para el Progreso de Madrid estima que las primeras viviendas de la Operación Campamento no comenzarán a construirse antes de 2012, no serán habitadas antes de 2015 y el proyecto urbanístico en su conjunto en ningún caso será una realidad antes de quince años. "para 2025 si hay suerte y la crisis económica no se transforma en depresión".

Madrid, 1 de abril de 2009