La Fundación para el Progreso de Madrid presenta su “Catálogo de buenas prácticas y Guía de horrores urbanos”

 

Lo mejor y lo peor de Madrid 2006

 

Lo mejor: La restauración de San Francisco el Grande; la ampliación del edificio del Banco de España, pequeña gran obra maestra de Moneo; la inauguración del “Teatro Valle Inclán”, y el Plan de ampliación y mejoras de los grandes intercambiadores de transporte, entre otras obras.

Lo peor: El deterioro irreversible del centro histórico de la ciudad; la contaminación atmosférica que rebasa los límites permitidos en Madrid uno de cada cinco días al año, y los Planes Generales de Brunete, Morata de Tajuña, Meco, Quijorna y La Rozas, expresión del “todo vale” implantado en el urbanismo madrileño.

 

       

        La Fundación para el Progreso de Madrid, entidad cívica que preside Francisco Herrera, ha elaborado un documento denominado “Catálogo de Buenas Prácticas y Guía de Horrores Urbanos”, donde se realiza un inventario de lo mejor y lo peor que ha sucedido en Madrid y su región metropolitana a lo largo de 2006, desde el punto de vista de las grandes intervenciones de carácter territorial, urbanístico, arquitectónico, medioambiental o bien de impacto social.

 

        En la elaboración de este Catálogo han participado 100 técnicos, profesionales y estudiosos, nucleados en torno a la Fundación para el Progreso de Madrid, una de las voces de referencia de la sociedad civil madrileña en el debate urbano.

  

        En el documento, dado a conocer en la Rueda de Prensa que ha tenido lugar hoy, se incluye un “Catálogo de Buenas Prácticas”, que integra las 10 mejores iniciativas que han recibido un impulso fundamental en 2006 y que constituyen un ejemplo a seguir para la mejora de la calidad de vida de los madrileños. Entre éstas están la restauración de San Francisco el Grande después de tres décadas de desidia; la ampliación del edificio del Banco de España; la inauguración del “Teatro Valle Inclán”, un nuevo espacio escénico en el corazón de la ciudad; el Plan de Ampliación y Mejoras de los intercambiadores de transporte de Moncloa, Plaza de Castilla, Príncipe Pío y Plaza Elíptica; el cierre al tráfico de la calle Montera; el Plan de Repoblación Forestal de la Comunidad de Madrid cuyo objetivo es que una de cada tres hectáreas de la región sea arbolada; la inauguración del Teatro Auditorio de San Lorenzo de El Escorial; el Plan de construcción del embalses de agua de lluvia a lo largo del río Manzanares; la recuperación del proyecto de la Dehesa de Olímpica alrededor de La Peineta, y la conexión por Metro y Tren de Cercanías con la T-4 de Barajas.

 

        La “Guía de Horrores Urbanos” incluye otras 10 propuestas en sentido inverso. “Lo más infame que ha sucedido en Madrid durante 2006 desde el punto de vista de las grandes asuntos de carácter territorial”. Entre ellas, de manera destacada, está el deterioro irreversible del centro histórico de la ciudad, convertido hoy en un zoco de suciedad, mendicidad, venta ambulante, robos y homicidios; la decadencia de la Plaza Mayor que ha pasado de espacio emblemático de la ciudad a la gran industria del ruido y el trapicheo; la contaminación atmosférica; los Planes Generales de Brunete, Morata de Tajuña, Meco, Quijorna y La Rozas como expresión del urbanismo depredador e insostenible que, de manera casi generalizada, se está practicando hoy en la región; la gestión del Museo de la Academia de Bellas Artes, y los programas de creación de carriles-bici, finalmente instalados en la irrelevancia.

 

Madrid, 28 de noviembre de 2006

 

Catálogo de Buenas Prácticas Y Guía de Horrores Urbanos

 

Inicio